Lo que vales y lo que obtienes

Hay una cita que me gusta mucho que dice:
” Si no sabes tu valor, siempre vas a negociar por menos de lo que tu mereces”.
 
Antes solía bajar el precio de mis servicios por consideración a mis clientes. Grave error que cometía, pues la realidad era que no me estaba valorando. Muchas veces aun bajando el precio algunos no me contrataban y luego recibía llamadas y me daba cuenta que seguían consultándome, pero “de gratis”. Entonces pensaba yo… cuando voy a comprar a cualquier lugar,  sea este de uno de mis clientes o no,  tengo que pagar el 100% del precio de los productos o servicios que obtengo; porqué entonces, yo tengo que bajar el precio de mis servicios??  Acaso es que mi servicio tiene un menor valor que el suyo, acaso es que mis necesidades económicas son menos importantes? Honestamente pienso que es una falta de respeto cuando tratamos de ponerle precio al trabajo o las capacidades de otro.  O cuando solo queremos relaciones establecidas bajo la base de ganar, pero solo para una de las partes (ganar-perder).  Porque obviamente todos tienen sus necesidades  y todo negocio debe generar ganancia.
Hoy día cobro lo que creo justo. Reconocer nuestro valor no se logra de un día para otro, a mi me ha tomado tiempo.  Y no es que he cambiado, es que simplemente reconocí cuanto valgo.  Ahora cuando me toca negociar mis servicios simplemente pido lo que entiendo es justo para ambas partes y sin pensar más en los demás que en mi misma.  Ya no me da miedo cobrar lo que merezco porque este es mi trabajo, es mi sustento.  Además,  la diligencia, el compromiso, experiencia, accesibilidad sumado al conocimiento y el tiempo que dedico a cada cliente tiene un valor.

Te comparto algunos “tips” para que puedas reconocer cuanto vales y obtengas lo que quieres, ya sea a nivel personal o profesional:

1. Tienes que creer en ti. Reconocer cuales son tus capacidades, habilidades y talentos. Confiar en que eres capaz de lograr grandes cosas y alcanzar tus sueños y metas.
2. Tener metas claras.  Si no sabemos a donde vamos, no llegaremos a ninguna parte.   Debes saber cual es tu propósito, qué es lo que quieres lograr. Y todo lo que hagas debe ir alineado a esa meta o propósito.
3. Pide. La misma Biblia dice: “Porque todo aquel que pide; recibe…” (Mateo 7:8). No tengas miedo de pedir. Solo pueden pasar dos cosas; o te dicen que si o te dicen que no.
4. Prepárate.  Calcula cuánto necesitas para alcanzar la vida financiera o estilo de vida que deseas.  Ten un plan alterno en caso se que las cosas no salgan como esperas.
5. Confía. No te compares con nadie. Demuestra lo que sabes. La seguridad en ti mismo (a) es contagiosa. Si confías en ti, ellos (ya sean clientes o con quien negocies)  también confiarán.
Todavía me falta camino por recorrer.  Sigo practicando y enfocada en seguir descubriendo mi valor.  Te invito a ti a que comiences a practicar también!!! Éxito!!!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *