Pienso que puedo cambiar el mundo y tu?

No puedo ni siquiera escribir esto sin llorar, y mira que para que yo llore se necesita. Pero los eventos de esta última semana han sido tan terribles y nos hacen ver una realidad que llevamos ignorando por tanto tiempo.

El discrimen si existe, el racismo si existe, la desigualdad si existe. Y muchas veces somos cómplices simplemente cuando repetimos, cuando no educamos, cuando no salimos en defensa de aquellos que están en una posición de desventaja.

Apoyamos estas conductas cuando miramos para el lado y seguimos caminando porque no nos toca a nosotros.

En mi mente no cabe que a estas alturas estemos hablando del color de piel de la gente, de que unos no importan y otros si. Seguimos adelantando en tecnología, pero a veces me da vergüenza lo que somos como sociedad. Ese ego, esa prepotencia que justifica tantas acciones atropellantes. La falta de sensibilidad hacia las necesidades y el dolor ajeno. Personalmente yo no puedo hacerme de la vista larga.

Muchas personas me felicitan por lo que hago. Y la verdad es que no hago nada especial. Hago lo que debe hacer cada persona. Ayudar a otros a mejorar, a tener más oportunidades. Y esa es una responsabilidad que toda persona debe ejecutar. Mi corazón está lleno de compasión y no tienes idea de lo que me duele cada vez que veo a alguien sin recursos, pasando necesidades o simplemente ante una situación en la que yo no puedo hacer nada.

Pero definitivamente si puedo hacer algo, aunque sea indirectamente,  lo voy a hacer. Y es lo que quiero hacer hoy. Alzar mi voz para que hagamos algo. Yo creo que los cambios realmente son posibles cuando alguien pone un poco, y de poco en poco vamos logrando algo mayor. Podemos comenzar cada uno poniendo de nuestra parte. En tu lugar de trabajo, en tu comunidad, con tu familia. Todo comienza con sensibilidad, empatia y consideración hacia los demás. Como líder de empresas y equipos da el ejemplo de bondad, de amabilidad y de respeto por todo individuo. Tenemos que aprender a diferir sin herir.  No permitas conductas de atropello, desconsideración o comentarios despectivos, y sobre todo no seas tu quien los fomente o los proyecte. Lo mismo puedes hacer en tu comunidad. No seas tu un portador de odio, todo lo contrario, se portador de lo bueno, del amor, de la compasión. Utiliza tu posición para ayudar a otros, motivarlos, inspirarlos, no para cortar sus alas.

Veía este fin de semana un documental sobre Jeffrey Epstein (Flirty Rich) y cómo usaba su poder económico para abusar de jovencitas;  y recuerdo como en un momento cuando estaba comenzando en el campo empresarial un “viejo verde” quizo pasarse de listo conmigo. Gracias a Dios que siempre he sido vocal y supe defenderme. Hay otras que no lo saben hacer. Pero esa es la realidad de la vida, en algún momento te encontrarás tu también ante esa realidad, especialmente si eres mujer.  Y no debe ser normal que tengamos que vivir con miedo porque somos mujeres, o porque nuestra piel es de un color o porque alguien sienta que tiene poder. Lamentablemente no se cambian años de mentalidad y costumbres en unos días.

Tristemente hay quienes sienten que tienen algunos privilegios y que tienen el poder de poner el pie encima de los demás, para aumentar su ego y sentido de poder. ¿ Cuando entenderemos que todos somos iguales?.  Que el color de la piel, el tipo de pelo, el acento, la religión, el sexo, tu posición económica, nada de eso te define.

Te define lo que eres por dentro, pero como somos tan banales eso es lo que vemos, solo lo de afuera. Te invito a descubrirte, a evaluar tus prejuicios y a educarte sobre estos temas. Al final del día todos somos personas; diferentes en colores, formas, ideas, pero la misma cosa.

También te invito a reflexionar. A que evalúes como te estás comportando, cómo te expresas y qué estás haciendo con los privilegios que tienes.

Recuerda que en el lugar de trabajo el discrimen está prohibido, pero mas allá de establecerlo en un papel es accionar para que no suceda.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *