👉🤔La triste realidad de muchos negocios

Es triste decirlo pero en muchas ocasiones quienes más daño le hacen a los negocios, son sus propios dueños.

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Este artículo puede resultar molesto para algunas personas, esa no es la intención. Mi intención es que si usted está desenfocado/a , pueda volver a encontrar el rumbo. Solo deseo que pueda reconocer que su negocio necesita un líder enfocado en el bienestar común y una persona comprometida con su negocio. No olvide la razón por la que comenzó, porque puede ser que en el camino vaya dando pasos que lo alejen de eso propósito inicial. No es el negocio el que destruye familias y vidas, es la gente que se desenfoca de su misión,  la que se empeña en ir en el rumbo contrario. Es el orgullo, es el sentido de poder, es el miedo, es el resentimiento, es la falta de pasión, es el apego.

Es lamentable ver como negocios que tienen gran potencial se van destruyendo día a día por aquellos que son los responsables de levantarlo. No es que lo hagan adrede, es que ni siquiera se dan cuenta de lo que están haciendo. Es su incapacidad de administrar, la falta de carácter y las pocas destrezas de liderazgo lo que hacen que algunos empresarios fracasen.

Muchos piensan que todo está en orden porque el negocio genera algo de dinero. Sin embargo, la percepción de los empleados y de aquellos que están cien por ciento comprometidos es que “eso está al garete”.  Las cosas que suceden o las decisiones que se toman cada día desalientan más a los empleados comprometidos, fomentan la mediocridad, hacen que se pierdan buenas oportunidades de negocio y se termina afectando el servicio y las ventas.  La falta de organización y sistemas agrava el asunto. Todo esto termina drenando, frustrando y cansando al dueño,  causando problemas familiares, problemas de salud y hasta problemas económicos, en muchos casos.

En mi experiencia puedo compartirles los errores más comunes que cometen los propietarios,  que causan daño al negocio y terminan desmotivando a la gente y fomentando la mediocridad.

  1. Poner personas en posiciones claves, porque le tienes confianza– Hay gente muy buena, pero incapaz de lograr resultados. No toda persona “buenagente” tiene la capacidad y diligencia que se necesita para correr un negocio. Uno de los errores más comunes que veo es que se pone en posiciones claves, donde la toma de decisiones es crítica,  a personas que no tienen el conocimiento o sentido de urgencia necesario que se requiere para esa tarea tan importante. El único criterio utilizado es que se le tiene confianza a esa persona. Definitivamente debe tener confianza en las personas claves en la organización, pero la persona también debe saber lo que hace.  Todo el que tome decisiones sobre empleados y operaciones, mínimo,  debe tener un conocimiento vasto sobre leyes laborales, juicio suficiente para saber que es urgente y que no lo es y sentido de responsabilidad para reconocer cuánto impacto tienen sus decisiones en el negocio y en la gente.  Si estas personas carecen de las características antes mencionadas,  el negocio se mantendrá a flote solo por misericordia divina.
  2. Creer que lo saben todo y no reconocer las áreas de oportunidad- Tener conocimiento técnico en algo no significa que se pueda administrar un negocio.  Para dirigir un negocio se requieren destrezas en administración, buen juicio, capacidad para trabajar con la gente, liderazgo, etc.  Por más conocimiento que tenga siempre necesita gente capacitada, comprometida y  capaz de complementarle.  Recomiendo que busque ayuda en aquellas áreas del negocio que no domina tanto (ejemplo: contabilidad, RH, operaciones, desarrollo de sistemas, mercadeo) y se enfoque en la parte que si domina. Seria genial que aprendiera a delegar. No olvide que al final del día sigue siendo responsable. La gente debe entender que confía en sus capacidades, pero que deben rendirle cuentas. No olvide que las decisiones importantes las debe tomar usted, pero sería conveniente que considerara las recomendaciones.
  3. La lucha de poder- Sean familiares, esposos, junta directiva o quien sea que tiene una participación o posición clave en una empresa y entra en la lucha de poder le hace un daño irreparable al negocio. Están constantemente obligando a la gente a tomar bandos cuando el único bando en el que deben estar todos es en el del bienestar de la empresa. Unos luchando para levantarla, otros haciendo lo posible por destruirla. Les juro que es un caos y una locura lo que muchas veces veo.  El único enfoque generalmente es decir: “yo también soy dueño/a”, “yo también mando” y al final del día ese orgullo y sentido de poder, termina destruyendo el patrimonio de todas las partes. ¿No sería más conveniente trabajar juntos para lograr echar el negocio hacia adelante?, ¿Porqué es tan difícil reconocer que cada vez que se le pone el pie a alguien para que no logre unos resultados, le está haciendo daño al negocio y como consecuencia a sí mismo?
  4. El falso compromiso-  Hay una falsa creencia de que aquellos que son familia, compadres o amigos cercanos son los idóneos para ayudar en el negocio porque ellos si velan sus intereses. Cuidado, hay personas que aparentan estar comprometidas con el negocio y lo que están buscando es la oportunidad de lograr cosas con el esfuerzo de otro. No digo que todos vengan con la misma intención, solo digo que sea cuidadoso/a  y que confíe en su instinto. Recomiendo que establezcan los acuerdos por escrito. ¡Cuentas claras conservan amistades!
  5. No atreverse a tener conversaciones difíciles- Cuando uno lidera un negocio, tiene que ir de frente a los problemas. No se puede estar dando vuelta a las cosas o haciéndose de la vista larga.  Todo el tiempo hay que tomar decisiones y en ocasiones (muchas) hay que sentarse con la gente y hablar con honestidad, aun cuando sea incómodo.  La gente debe entender que existen límites. Usted como líder es el responsable de delinearlos. Esto incluye hablar claro con la gente (con respeto y tacto) para que sepan hasta dónde pueden llegar y así evitar malos entendidos y resentimiento.

Espero esta información le pueda ayudar. Compártala con alguien que la necesite. ¡Recuerde que nuestra pasión es ayudarle!

About Ivonne Cortés

Mi pasión es ayudarte! Soy Ivonne Cortés. Consultora, Empresaria y Apasionada de los Recursos Humanos y los Negocios. Quiero compartir contigo las lecciones que he aprendido durante los pasados trece años, trabajando con pequeñas y medianas empresas, corporaciones y negocios familiares. Como Consultora Gerencial y de Recursos Humanos diseño estrategias para que el Patrono pueda cumplir con las regulaciones y leyes laborales, además de asistirle en procesos disciplinarios, desarrollo de su Departamento de Recursos Humanos y todas las funciones relacionadas al manejo de personal y desarrollo de su equipo gerencial. Luego de varios trabajos, negocios y muchas experiencias, es el momento de compartir todo lo que he vivido y aprendido en esta jornada. Soy fiel creyente del poder de las Alianzas y del potencial humano, por eso me pongo a la disposición de aquellos que están abiertos al aprendizaje y que desean alcanzar la mejor versión de sí mismos. Te invito a compartir los artículos y seguirnos en nuestras redes. #RHSOS

Leave a Comment