Recomendaciones para trabajar con empleados que tienen problemas mentales o depresión

Nadie está exento de sufrir de un padecimiento mental. Inclusive a veces nos pasa que tanto stress nos bloquea y no podemos pensar correctamente.  Ahora imagine una persona que por mas que quiere levantarse de su cama no puede, pues no tiene fuerzas para hacerlo… o imagine a alguien que sufre un ataque de pánico que siente que no puede respirar hasta el punto que pierde la consciencia y no se atreve decirlo en el trabajo porque van a pensar que esta “loco”.

A continuación algunas recomendaciones para trabajar con un empleado que enfrenta problemas mentales (desde el punto de vista de la administración de personal):

1. Adiestre a su personal de Recursos Humanos en como manejar las licencias 

Mas allá de cuanto acumula un empleado mensualmente, está como estamos preparados para hablar con el empleado. Debemos lograr que este tenga la apertura para comunicarnos su situación y que se hagan los arreglos pertinentes para que utilice ese tiempo adecuadamente. Una persona a cargo de Recursos Humanos debe estar debidamente capacitada para proveer ayuda a una persona que enfrenta una situación de salud de esta naturaleza. Esto puede incluir Programas de Ayuda al empleado (PAE), referidos, orientación sobre alcance del Plan Médico o simplemente la empatía para que esa persona no se sienta sol@. En los casos más críticos licencias a largo plazo y hasta ayudarle a solicitar incapacidad.

2. Capacite a Recursos Humanos y a los supervisores en como manejar problemas de salud en el lugar de trabajo.

La idea no es que entren en el aspecto clínico de la enfermedad. Si no que aprendan a manejar el personal y ofrecerle a los empleados los recursos que necesitan para que se desempeñen a su máximo potencial. Establezca límites en cuanto hasta donde pueden llegar en la toma de decisiones con relación a este tema. Y sobre todo establezca protocolos o procesos para que ellos puedan orientar a sus empleados sobre que opciones de ayuda hay disponibles para asistirle.

3. Fomente un ambiente de trabajo saludable

Asegúrese de que la cultura organizacional de su empresa se destaque por la buena comunicación y que exista un ambiente de camaradería y positivismo.  Los lugares de trabajo donde la Gerencia tiende a ser restrictiva, controladora y el ambiente siempre está “cargado” los problemas de este tipo tienden a incrementarse.  Es allí donde el Patrono entonces se vuelve parte del problema y no de la solución.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *